Radio Cayacoa

Bienvenidos a nuestro portal, Radio Cayacoa "la voz de la altagracia" música de adoración para exaltar el maravilloso nombre de Nuestro Señor Jesuscristo...  

El denario de tu amor

Santo Evangelio según San Mateo 20,1-16. Miércoles XX del Tiempo Ordinario.


Por: H. Rubén Tornero, L.C. | Fuente: missionkits.org 




En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Amado Jesús, vengo a ponerme en tu presencia. Aquí me tienes, delante de Ti, tal cual soy. No quiero que haya ni tapujos ni formalismos. Quiero mostrarte todo cuanto tengo y cuanto soy.

Mira mis heridas; no deseo esconderlas ante Ti, que eres el mejor médico. Mira mis alegrías; no quiero ocultarlas ante Ti, que eres mi Padre. Todo lo que tengo, todo lo que soy, te lo debo a Ti. No permitas nunca que la desconfianza gane terreno en mi vida. Que tenga siempre presente que tu amor por mí es eterno e incondicional y que sepa que, pase lo que pase, siempre podré encontrar un refugio seguro en tus brazos. Amén.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Mateo 20,1-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: "El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo’. Salió de nuevo a medio día y a media tarde e hizo lo mismo.

Por último salió también al caer la tarde y encontró todavía otros que estaban en la plaza y les dijo: ‘¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?’ Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos ha contratado’. Él les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.

Al atardecer, el dueño de la viña le dijo a su administrador: ‘Llama a los trabajadores y págales su jornal, comenzando por los últimos hasta que llegues a los primeros’. Se acercaron, pues, los que habían llegado al caer la tarde y recibieron un denario cada uno.

Cuando les llegó su turno a los primeros, creyeron que recibirían más; pero también ellos recibieron un denario cada uno. Al recibirlo, comenzaron a reclamarle al propietario, diciéndole: ‘Esos que llegaron al último sólo trabajaron una hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor’.

Pero él respondió a uno de ellos: ‘Amigo, yo no te hago ninguna injusticia. ¿Acaso no quedamos en que te pagaría un denario? Toma, pues, lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mí lo que yo quiero? ¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno?’.

De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos".

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio.

Jesús, hoy me haces ver cuán grandes son tu amor y tu misericordia. Das un denario tanto a los que trabajaron desde temprano como a los que llegaron al caer el sol. Una misma paga para todos. ¿No es algo injusto?

Definitivamente sería muy injusto si Tú sólo fueras patrón y yo sólo un trabajador más… pero eres bueno y más que siervo soy tu hijo… y Tú, más que patrón, eres mi Papá.

La recompensa que me das, ese denario del que habla el Evangelio, no es otra cosa que tu amor. Tú me has dado todo el amor que me has podido dar. A mí me has amado de la manera más infinita y perfecta que puedes. No me puedes dar más, ¡porque ya me lo has dado todo!, y me lo das ¡porque meamas!

No importa si trabajo mucho o poco, pues tu amor no depende de lo que haga o deje de hacer. Me amas por lo que soy. Todo mi trabajo no debe ser más que la respuesta del hijo que se sabe amado por su Papá y quiere que los demás lo amen. Ahí está el secreto. Trabajar desde la mañana no es otra cosa que estar a tu lado más tiempo disfrutando de tu amor. La recompensa de amar es haber amado.

Gracias, Jesús, por tu inmenso amor. Ayúdame a trabajar para que los demás te conozcan y te amen.

Jesús libra a los sanos de la tentación del "hermano mayor" y del peso de la envidia y de la murmuración de los trabajadores que han soportado el peso de la jornada y el calor. En consecuencia: la caridad no puede ser neutra, aséptica, indiferente, tibia o imparcial. La caridad contagia, apasiona, arriesga y compromete. Porque la caridad verdadera siempre es inmerecida, incondicional y gratuita. La caridad es creativa en la búsqueda del lenguaje adecuado para comunicar con aquellos que son considerados incurables y, por lo tanto, intocables. Encontrar el lenguaje justo… El contacto es el auténtico lenguaje que transmite, fue el lenguaje afectivo, el que proporcionó la curación al leproso. ¡Cuántas curaciones podemos realizar y transmitir aprendiendo este lenguaje del contacto!
(Homilía de S.S. Francisco, 15 de febrero de 2015).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Hoy voy a invitar a alguien a darle de comer a un necesitado, sin buscar ninguna recompensa.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.



 

Dios nos quiere felices

Papa Francisco: Por la esperanza sabemos que nuestros días más bellos están aún por venir


Por: Miguel Pérez Pichel | Fuente: ACI Prensa/23 de Agosto 2017 




En su catequesis en la Audiencia General de este miércoles en el Aula Pablo VI, el Papa Francisco animó a no dejarse arrastrar por la nostalgia y, en cambio, mirar con esperanza cristiana hacia la vida futura prometida por Jesús.

En su catequesis el Santo Padre afirmó: "Alguno piensa que la vida conserva toda su felicidad en la juventud y en el pasado, y que el vivir es una lenta decadencia. Otros todavía creen que nuestra alegría es tan solo un episodio pasajero, y que en la vida de los hombres está escrito el ‘sin sentido’. Pero nosotros, cristianos, no creemos eso”.

Creemos, en cambio, que en el horizonte del hombre hay un sol que ilumina para siempre. Creemos que nuestros días más bellos aún están por venir".

"Somos gente más de primavera que de otoño: contemplamos los brotes de un nuevo mundo, en lugar de las hojas amarillentas de las ramas. Nosotros no lloramos con nostalgia, arrepentimiento y lamentaciones: sabemos que Dios quiere que heredemos una promesa y que cultivemos sueños de forma incansable”.

El Pontífice se dirigió a los asistentes a la audiencia y les invitó a preguntarse: “¿Soy un chico o una chica de primavera o de otoño? ¿Mi alma es un alma de primavera o de otoño? Que cada uno se responda. ¿Soy de primavera que espera las flores, los frutos, el sol, que es Jesús, o de otoño, que es andar con la mirada baja, amarillenta…, ir con la cara de ‘pimiento en vinagre’?”.

El Pontífice reflexionó sobre el fragmento del libro del Apocalipsis en el que se habla de la Jerusalén Celeste: “Esa Jerusalén Celeste se imagina como una inmensa tienda donde Dios acogerá a todos los hombres para vivir definitivamente con ellos”.

Francisco subrayó que “creemos y sabemos que la muerte y el odio no son la última palabra pronunciada sobre la parábola de la vida humana. Ser cristianos implica una nueva perspectiva: una mirada llena de esperanza".

El Papa invitó a los fieles presentes a meditar la "Sagrada Escritura no de manera abstracta, sino después de haber leído una crónica de nuestros días, donde se nos informa de noticias tristes”.

“Probad a pensar en los rostros de los niños asustados por la guerra, el llanto de las madres, los sueños rotos de tantos jóvenes, los refugiados que sufren viajes terribles”, sugirió el Santo Padre.

“Desafortunadamente, la vida también es esto. Incluso, a veces, se diría que la vida es sobre todo esto”.

Sin embargo, “hay un Padre que llora lágrimas de infinita piedad por sus hijos. Un Padre que nos espera para consolarnos, porque conoce nuestros sufrimientos y ha preparado para nosotros un futuro diferente. Esta es la gran visión de la esperanza cristiana”.

Por ello, recordó que “no es cristiano caminar con la mirada baja, sin alzar los ojos en el horizonte, como si nuestro camino se hubiera acabado aquí, después de un palmo de pocos metros de viaje; como si en nuestra vida no tuviéramos ninguna meta y ningún fin, y estuviéramos destinados a un continuo vagar, sin ninguna razón para tanta fatiga”.

Por el contrario, “la esperanza cristiana se basa en la fe en Dios que siempre crea novedades en la vida del hombre, en la historia y en el cosmos. Novedad y sorpresa. Nuestro Dios es el Dios de la novedad porque es el Dios de las sorpresas”.

Dios –continuó– nos ha creado porque nos quiere felices. Es nuestro Padre y si nosotros, aquí, ahora, experimentamos una vida que no es la que Él ha querido para nosotros, Jesús nos garantiza que Dios mismo está preparando su rescate”.

“El cristiano sabe que el Reino de Dios, su Señorío de amor, está creciendo como un gran campo de grano, aunque existan malas hierbas en medio. Al final, el mal será eliminado”, aseguró.

“El futuro no nos pertenece, pero sabemos que Jesucristo es la gracia más grande de la vida: es el abrazo de Dios que nos protege hasta el final, pero que ya ahora nos acompaña y nos consuela en el camino".

"Él nos conduce hacia la gran tienda de Dios con los hombres, con tantos otros hermanos y hermanas, y llevaremos a Dios el recuerdo de nuestros días vividos aquí. Y será bello descubrir en ese instante que nada se ha perdido, ninguna sonrisa, ninguna lágrima”, concluyó.


Visítanos en Facebook

 

 


Visite el Museo de La Altagracia

 

 


Lecturas diarias

 

 


Lea La Biblia

 

 


Pagina Oficial del Vaticano

Diseño: cdano