San Giuseppe Moscati

¿Quién fue?

1. Fue un médico brillante

Moscati nació el 25 de septiembre de 1880 en Benevento, Italia. Se matriculó en 1897 en la facultad de medicina y, cinco años más tarde, con tan solo 22 años, se graduó con las mejores calificaciones de su promoción.

Además de estudiar medicina, se hizo experto en 20 especialidades diferentes para poder servir mejor a sus pacientes y fue uno de los primeros en estudiar y aplicar la insulina para el tratamiento de la diabetes, enfermedad que tuvo su madre.

2. Su trabajo fue su medio de santificación

Siendo ya médico se levantaba temprano para asistir a Misa y recibir la Eucaristía. Después, se dirigía a las colonias pobres para ver algunos enfermos y a las 8:30 a.m. iniciaba el trabajo en el hospital.

Sus pacientes predilectos siempre fueron los pobres, a quienes nunca les cobró dinero y atendía siempre con una sonrisa y sin hacerse notar.

En varias ocasiones rechazó ofertas que prometían una carrera académica de renombre, porque se dio cuenta que el plan de Dios para él, era servir a sus pacientes pobres y entrenar a sus pasantes.

Luego de fallecer el 12 de abril de 1927, los ciudadanos decían “ha muerto el médico santo”, mientras que los pobres lloraban la pérdida de su amigo y doctor.

3. Rezaba por sus pacientes y los invitaba a la fe

Giuseppe Moscati empleaba los más altos estándares de la medicina y al mismo tiempo rezaba por sus pacientes y trataba de persuadir a quienes estaban alejados de la fe, a buscar los sacramentos.

Antes de examinar a alguien o realizar una investigación médica, se colocaba en la presencia de Dios.

4. Quiso ser jesuita

Alrededor de los 30 años Giuseppe Moscati hizo un voto privado de celibato y, durante un tiempo, pensó que tenía la vocación para la vida religiosa. Los jesuitas a los que consultó discernieron que Dios quería que permaneciera en el mundo como médico.

5. Salvó vidas heroicamente

Unos años después de obtener su título de médico organizó la evacuación de un hospital durante una erupción del Monte Vesubio (el techo del hospital se derrumbó poco después de que retirara a los últimos pacientes).

Con solo 31 años, ayudó a muchos enfermos durante una epidemia de cólera y durante la Primera Guerra Mundial, cuidó de los soldados heridos y moribundos del ejército italiano.

 Fuente: ACI PRENSA 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *